Así lo dictamina el Tribunal Supremo en sentencia de 20 de diciembre, que determina que el artículo 164.1 de la Ley Concursal, que se refiere a “que se cause o agrave la insolvencia de la sociedad”, es una norma de protección de los acreedores, no de protección de la propia sociedad deudora.

Publicado en: Alerta de Google – insolvencia http://ift.tt/2CGTSVy
via IFTTT